ERIK ORSENNA

El cartógrafo de Lisboa – Erik Orsenna

Posted: 16 Dec 2011 11:55 AM PST

Erik Orsenna (1947, París) ganó en 1988 el Goncourt con una obra que marcó la vena histórica de sus mejores obras. La exposición colonial (Tusquets, 1989) está ambientada en el Brasil de las primeras décadas del siglo pasado donde el alter ego del padre del autor ejerce su búsqueda de sus dos pasiones: el caucho y el amor mientras una serie de secundarios desfilan por la trama dejando una obra fresca y divertida. La idea de que las claves de nuestra historia no están donde dicen los expertos se encuentra también en la obra que reseñamos hoy, El cartógrafo de Lisboa en la cual Bartolomé, el hermano menor de Colon recrea las décadas previas al Descubrimiento desde su persona y destaca el impulso arrebatador del sueño de su hermano. LEER MÁS

1511, La Española, Bartolomé Colón pasa los últimos años de su vida en la isla de la cual fue gobernador durante seis años. Ahora es su sobrino Diego, único hijo legítimo de Colón el virrey del lugar, mientras, él relata a Fray Bartolomé de las Casas su traslado desde Génova a Lisboa, sus comienzos como cartógrafo al servicio de Maese Andrea, sus muchas inquietudes culturales y su deseo por viajar más que por dibujar. Su situación cambia tras el naufragio de su hermano que le obliga a establecerse junto a él en Lisboa, echar raíces, sueños, el maravilloso interés de la ruta de este por la que el cartógrafo emprenderá un viaje por Flandes tras la edición del Imago Mundi cuya consecución cambiará el curso de la historia. Los acontecimientos se aceleraran tras ese momento llevándoles a la consecución de tan ansiado objetivo.

Obra culta, detallista e íntima que alterna pasajes interesantísimos con porciones más áridas sin tonos medios. La decisión de Orsenna de abrir puertas a los lectores permite que la comunicación sea fluida y directa. Su vocabulario exquisito, sabio pero también con fuerte sabor lírico y melancólico nos envuelve más aún que la trama con una leve y continua intriga que finalmente fructifica. No es una novela histórica al uso sino que como él mismo protagonista dice “se nutre de la historia” para dar forma a uno de los momentos clave de la génesis del mundo actual. Cualquier lector curioso e inquieto se sentirá cómodo dentro de esta cuidada obra.

Pepe Rodríguez

FICHA DEL LIBRO Título: El cartógrafo de Lisboa | Autor: Erik Orsenna | Editorial: Tusquets |Páginas: 336 | Precio : 20€ |

Anuncios

W.L. GRESHAM

El callejón de las almas perdidas – William Lindsay Gresham

Posted: 25 Jan 2012 01:56 PM PST

 
 
Los fenómenos de feria forman parte del acervo cultural americano, y su exhibición proliferó en barracones y carpas ambulantes durante los años 30 y 40 del siglo pasado, aprovechando la tendencia morbosa de un público deseoso de ver la monstruosidad en los demás, atraído por el misterio de lo extraño, e incapaz de sustraerse a un mundo creado a partir de las proyecciones de sus propios miedos, y cuyos personajes no dudan en hacer uso del fraude para embaucar a los ingenuos. Un mundo recreado en la película de Tod Browning de 1936 La parada de los monstruos, así como en algunos relatos que confirman la atracción por lo grotesco en la ficción sureña, y presente, a su vez, en la obra principal de William Lindsay Gresham (Baltimore, 1909 – Nueva York, 1962): El callejón de las almas perdidas, publicada en 1946 y llevada al cine al año siguiente bajo la dirección de Edmund Goulding. LEER MÁS

El propio Gresham quedó impresionado por su visita, de niño, a los espectáculos de Coney Island, y, posteriormente, por las historias que, en relación a ese tipo de representaciones, le refirió un compañero de fatigas durante su estancia en España como miembro de las Brigadas Internacionales. Entre aquellas estaba la del número con pollos vivos con que se abre la novela de Gresham, reservado para los miembros más desesperados y marginales de la compañía, y que Eudora Welty ya había documentado en su relato ‘Keela, la muchacha india tullida’, publicado en 1941.

Tanto este número como el del hombre tatuado, al que a su vez se refiere Flannery O’Connor en el relato ‘La espalde de Parker’, debieron ser habituales en los espectáculos de monstruos, como habituales eran los otros miembros de la feria ambulante que retrata Gresham: el gigante, el enano, el tullido que se arrastra sobre sus brazos, y algunos de los personajes principales de su novela: Molly, la chica eléctrica, la vidente Zeena y el mago Stan Carlisle.

Pero Stan no está satisfecho con la vida que arrastra y después de colaborar un tiempo en el número de Zeena, decide independizarse en compañía de Molly, con el convencimiento de que “se puede controlar a cualquiera averiguando de qué tiene miedo (…). El miedo es la clave de la naturaleza humana”. Así, después de un tiempo como mentalista, dedica sus esfuerzos al espiritismo, obteniendo, para ello, sendos certificados de médium y de reverendo, convirtiéndose en el fundador de la Iglesia del Mensaje Celestial, y consiguiendo, finalmente, la colaboración, para sus montajes fraudulentos, de la psiquiatra Lilith Ritter.

Gresham se dedica así, en un ambiente sórdido y grotesco, a desenmascarar el engaño que suponen técnicas como el mentalismo o el espiritismo, que tienen en común con las de la religión o la psiquiatría, el poder desmedido que pueden ejercer sobre sus pacientes o víctimas.

Y nadie mejor que Gresham para abordar todos esas formas de superchería, después de haber llegado a abrazar primero y repudiar después, creencias y técnicas como el tarot, el I Ching, o la dianética, pseudociencia avalada por la Iglesia de la Cienciología; haber llegado a ingresar en la iglesia presbiteriana al dejar el Partido Comunista; o haber estado sometido a tratamiento psicoanalítico durante seis años después de un intento de suicidio. Y no cabe duda de que, en su obra, el autor proyecta algunos de sus propios miedos y conflictos, como los derivados del alcoholismo o la violencia doméstica, que terminaron con su matrimonio con la también escritora Joy Davidmen, y de cuya relación con C.S. Lewis da cuenta la película Tierras de penumbra, dirigida por Richard Attenborough en 1993.

Finalmente Gresham acabó la travesía por el oscuro callejón de su vida suicidándose en una habitación de hotel, y hacia la oscuridad irá sumergiéndose, en el vertiginoso desenlace de su aventura, Stan Carlisle, cuyo destino final no descubriremos hasta la última frase.

Rafael Martín

FICHA DEL LIBRO

Título: El callejón de las almas perdidas | Autor: William Lindsay Gresham|Editorial: Sajalin | Páginas 444 | Precio 23€ | Reseñado por Rafael Martín