STRINDBERG

STRINDBERG Escritor, pintor y fotógrafo.

Posted: 31 Jan 2013 11:18 AM PST

fgr29012013130712

Con motivo del centenario de Strindberg la editorial Nórdica ha agrupado en esta edición una serie de textos: (poesías, fragmentos, comentarios) e imágenes (fotografías y reproducciones de pinturas) con el añadido de presentar los textos de modo bilingüe: español y sueco. El resultado es un libro breve, pero muy ilustrativo sobre la producción de este gran creador sueco.

August Strindberg (Estocolmo, 1849-1912), dramaturgo sueco y universal, pasó por una corriente naturalista, aunque después fue pionero del expresionismo, desarrolló distintas facetas creativas, aunque preferentemente fuera la literaria la que primaría sobre las demás, pero como artista plástico fue un creador muy novedoso en sus tanteos pictóricos como en los fotográficos. El artista y literato sueco buceó por el subconsciente humano, poniendo en práctica ideas que el surrealismo y el expresionismo abstracto plantearían años después como algo novedoso.

De vida bastante tumultuosa, acumuló tres fracasos matrimoniales, que se verán reflejados en su obra tanto dramática como pictórica. Debido a una fuerte inestabilidad mental, tuvo una etapa de poca producción creativa. Entre 1894 y 1896, durante su estancia parisina, comenzó a interesarse por los estudios de magia y misticismo, tras leer a Swedenborg. Esta nueva vía le llevó a producir Inferno, una de sus obras más inquietantes. Como artista plástico, anticipó la abstracción y utilizó el paisaje, partiendo del romanticismo nórdico, como base para elaborar pinturas que podrían darse la mano con las últimas obras de W. M. Turner, o algunas de Friedrich.

Si el paisaje le deba pie para pintar lienzos casi abstractos, (y, curiosamente, en formato vertical, lo cual no era lo corriente) su propia imagen, en el modo autorretrato, le sirvió en la fotografía para experimentar, usándose a sí mismo como modelo ante la cámara, al modo que otro compañero de andanzas y experimentos artísticos, además de amigo: Edvard Munch. Ambos experimentaron con los nuevos medios que representaban la fotografía y similares. Y también Munch trató de plasmar demonios interiores, aunque de modo completamente diferente que Strindberg: no hay más que ver cómo abordaron ambos un mismo tema: los celos. Munch utiliza el simbolismo y la figuración, y Strindberg trata de poner los celos en pintura, propiamente: plasmar la pulsión emotiva, la pasión de los celos propiamente con los pigmentos sobre el lienzo, al modo que mucho más adelante Pollock intentaría con su goteo.

El artista sueco también experimentó con la fotografía en lo que denominó celestografías: impresiones sobre la placa fotográfica de las luces nocturnas del cielo. En los textos que se incluyen en esta antología, además de los poemas, hay fragmentos que nos dan una idea de los pensamientos y emociones que invadían su mente y corazón, como éste, presentado junto a una de las pinturas que realizó sobre el motivo del Faro: «En 1872 (¿?) navegábamos una noche de verano cerca de Sandhamn. Me desperté y subí a cubierta. No sabía dónde estábamos, Avisté el faro de Korsö bajo la luz del amanecer. Quedé extasiado y vi ierta perspectiva de futuro en relación con el faro. Incontables veces he recordado aquel momento, uno de los más deliciosos de mi vida. Y muchas veces he pensado en pintar el faro en aquel instante. » (Diario Oculto, 1908)

Strindberg osciló durante años entre conflictos bipolares, personalidad múltiple, entre paradojas, como bien destaca la traductora en su nota final: «ateo y creyente, misógino y defensor de la mujer, conservador y anarquista, soberbio y tímido (…) Y todas sus obras, sea cual sea el tema que trate cada una, tratan de él, de August Strindberg, de su vida hecha literatura» El amor a la naturaleza y a la vez, el sentimiento de la extrema soledad del hombre ante el mundo, un gran sufrimiento y a la vez un enorme amor a la vida y al resto de la humanidad. Todo ello explotaba dentro de este creador que daba salida a sus emociones por los distintos cauces que sabía y podía. «Uno es, en fin, dueño de su persona. Nadie controla con el suyo mi pensamiento, ni me presionan las opiniones ni los caprichos de nadie. Ya empieza a crecer el espíritu en una libertad recién ganada y experimentas una paz interior inaudita y una serena alegría y una sensación de certidumbre y de responsabilidad» (Solo, 1903, fragmento) En suma, una excelente presentación, una interesante elección de textos y de imágenes, que nos revelan a un artista en su emotividad y pensamiento.

Ficha técnica: Strindberg, Ed. Nórdica, Traductor: Carmen Montes Páginas: 104 PVP: 22 euros  

Hace cien años moría en Estocolmo uno de los artistas más importantes de la literatura nórdica. A su entierro acudieron sesenta de los trescientos mil habitantes que tenía la ciudad en aquella época. August Strindberg es conocido fundamentalmente por sus obras dramáticas y por algunas de sus narraciones. También fue un poderoso poeta, como lo demuestran algunos de los poemas que incluimos en ese libro, que reúne fragmentos de muchas de sus obras, ya sea en forma dramática, narrativa o poética. Pero no solo destacó Strindberg en la escritura. Su pintura, muy poco conocida en nuestro país, fue revolucionaria en su época, como también lo fueron sus fotografías. Simon Zabell señala en el prólogo que Strindberg se adelantó cincuenta años al surrealismo y también se anticipó al expresionismo abstracto. Fue el inspirador de los heroicos pintores de la Escuela de Nueva York. Su potencia expresiva y su método de trabajo laten en pinturas de Pollock y Rothko, también presentes en esta edición. Así pues, este libro es una pequeña antología de STRINDBERG (con mayúsculas) ilustrada por el propio autor; una invitación a descubrir el enorme talento artístico de este genio nórdico y universal.

Reseñado por Ariodante Blog: http://lamiradadeariodante.blogspot.com, en El Placer de la Lectura  

Escrito por August Strindberg August Strindberg (Estocolmo, 1849-1912). Escritor y dramaturgo sueco cuyas obras han sido de gran influencia para el teatro moderno. Instaurador del Naturalismo en Suecia, se le considera pionero de la reforma expresionista e investigador de lo que algunas décadas después se conocería como Surrealismo, rasgo que se aprecia especialmente en sus últimas obras. Fue un gran renovador, precursor del teatro de la crueldad y del absurdo. Sufrió frecuentes crisis personales; odiaba y amaba a la vez la familia burguesa, cuya estructura y desintegración desveló con extraordinaria precisión. Buscó otras formas de expresión en la pintura y la fotografía. Entre sus obras dramáticas destacan La señorita Julia y Comedia onírica, publicada en nuestra colección Letras Nórdicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s