ETGAR KERET

 

De repente llaman a la puerta

de Etgar Keret

Posted: 10 Mar 2013 11:57 AM PDT

 

de-repente-llaman-a-la-puerta-9788498418354

Durante el mes de febrero tuvimos la ocasión de compartir una hora con Keret en la sede de Siruela. Nos pareció un intelectual polifacético bastante más integrado en su labor de cineasta que en la de autor con la que busca saltarle la tapa de lo sesos a la sociedad israelí, algo que consigue dándole voz y prestándole oídos a los más jóvenes en vez de a sus padres. De ahí el éxito que sus relatos tiene entre ellos. Poco integrado dentro de los supuestos  problemas de su país rechaza ser preguntado en cada entrevista sobre el problema palestino. Cree que su país y el mismo tienen cosas mucho más interesantes que decir que darle vueltas a la explanada de las mezquitas, a los muros y a los problemas ancestrales. (Pepe Rguez)

Desde el relato que abre el libro, el que le da nombre, Keret nos advierte: la realidad tiene fisuras. En él varios personajes que se cuelan en casa del autor le exigen, mediante amenazas, la narración de un cuento, compromiso que aquel intenta despachar describiendo la situación en la que se ve envuelto, y quejándose, de paso, de la arraigada costumbre de usar, en esa parte del mundo, la violencia como elemento negociador.

Se trata de una declaración de intenciones: nada mejor que mirar alrededor, a lo más cercano, o a través de las grietas, para encontrar el material con que confeccionar las ficciones que la situación social, política o personal demanda de un autor preocupado por lo que ve. Y en esta búsqueda Keret encuentra violencia: unas veces explícita, otras latente en pequeños gestos; intransigencia: en las anacrónicas exigencias de la ortodoxia religiosa; mezquindad: del que prefiere atrincherarse en su aislamiento antes de ceder espacio a la convivencia. Pero también descubre otros aspectos, a veces ocultos, de nuestra común condición humana que se dedica a iluminar para que podamos reconocerlos y asumirlos. Un trabajo para el cual no duda en usar el humor, la ironía, el absurdo o la paradoja.

Así encontraremos frecuentes referencias a tradiciones judías o al clima de inseguridad imperante en Israel. En ‘Simyon’ un atentado acaba con la vida del marido de conveniencia que la protagonista utilizó para librarse del servicio militar, y del que ni siquiera se acordaba. Y en ‘Huevo sorpresa’ a una de las víctimas de un terrorista suicida el forense le descubre unos tumores que, de todas formas, habrían acabado fulminantemente con su vida, hallazgo que aquel duda en comunicar al marido y que le sugiere la interpretación del cáncer como un atentado terrorista de Dios.

También presta especial atención Keret a la soledad de sus personajes. Como la del protagonista de ‘Mañana saludable’, que le lleva a no sacar del error a aquellos que se aproximan a él confundiéndolo con otro, accediendo así a una vida que, aunque vicaria, le otorga una posición hasta entonces escatimada. O la que desbarata el cineasta aficionado de ‘Pez dorado’ al abordar a un inmigrante ruso celoso de su intimidad. Un relato redondo que deja paso a la fantasía en la forma de un pez que otorga tres deseos.

Y es en ese terreno de la manifestación de lo extraordinario en lo cotidiano en el que Keret se siente más a gusto.  Un territorio en el que podemos encontrar a los personajes de ‘Pinchazo’, poseedores de una cremallera debajo de la lengua que les permite deshacerse de su piel cambiando de aspecto y personalidad. O al Dios en una silla de ruedas que, en ‘Escoge color’, acude a dar explicaciones al descreído sacerdote que ha blasfemado contra él al ver el panorama de desgracias e injusticias que le rodean. Un ámbito en el que cabe el onírico mundo de ‘Mentirolandia’, donde viven los personajes de nuestras más elaboradas mentiras y en las condiciones en que nuestra elusiva ficción los creó. Y cercana a ésta se encuentra la zona en la que irrumpe lo extraño para conceder al lector y a los personajes una refrescante alternativa a la rutina. Como en ‘Fiesta sorpresa’, el relato de mayor extensión, un perfecto ejemplo de cómo una situación sobrevenida puede hacer emerger las verdaderas personalidades de sus protagonistas, en este caso tres profesionales invitados, de forma inesperada, al cumpleaños de uno de sus clientes.

El volumen se cierra como empezó: con un personaje exigiendo del autor un cuento y proponiéndole como tema la realidad más inmediata. Acertado toque conceptual que remata el nuevo libro de uno de los más reconocidos autores actuales de Israel, una de cuyas virtudes es conseguir que el lector afronte cada relato con la estimulante sensación de que, en las siguientes páginas, todo será posible.

 

Escrito por Etgar Keret

Etgar Keret (Tel Aviv, 1967) ha publicado libros de relatos, una novela y cómics, todos ellos best-sellers en Israel. Su obra ha sido traducida a treinta idiomas y ha merecido diversos premios literarios. Numerosos cortometrajes se han basado en sus relatos, e incluso uno de ellos ganó el American MTV Prize en 1998. Actualmente es profesor adjunto en el departamento de Cine y Televisión de la Universidad de Tel Aviv. Su película Jellyfish, realizada en colaboración con Shira Geffen, mereció los premios Cámara de oro, Mejor Película y Mejor Guión en la Semana de la Crítica, en el festival de Cannes de 2007. Ha sido condecorado Caballero de la Orden de las Artes y las Letras 2010 por el Ministerio de Cultura de Francia.

 

Ficha técnica

PVP con IVA 18,95€
Nº de páginas 208
Traducido por: Ana María Bejarano

Cuéntame un cuento o te mato. Cuéntame un cuento o me muero. Así arranca la nueva colección de relatos de Etgar Keret: con una amenaza para calmar nuestra sed de historias y poder sobrellevar el día a día en este loco mundo, en el que la cara y la cruz se enfrentan continuamente, como en una banda de Möbius.
En los 38 cuentos de De repente llaman a la puerta, hay muchos ejercicios útiles para aprender a entender otra vida, la soledad, la muerte, la violencia y el índice de Bolsa. Lleno de situaciones absurdas, de humor, de tristeza y compasión, esta colección de Etgar Keret, calificado de «genio» por el New York Times, lo confirma como uno de los escritores más originales de su generación.

 

Reseñado por Rafael Martín

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s