RAMIRO PINILLA

El cementerio vacío, de Ramiro Pinilla

Posted: 20 Mar 2013 05:04 AM PDT  

El-cementerio-vacío

 

El cementerio vacío, de Ramiro Pinilla (ed. Tusquets, 2013) es la segunda novela que tiene como protagonista al librero Sancho Bordaberri, alias Samuel Esparta, su alter ego investigador. En Solo un muerto más descubrimos a este peculiar personaje en una trama policíaca que se desarrollaba en el Getxo de posguerra y que tiene ahora su continuación, dos años después del caso anterior, con una historia que puede leer también todo aquel que no haya tenido oportunidad de leer el primer título. Sancho Bordaberri es un personaje de lo más curioso, sin duda es el gran acierto de estas dos novelas. Cuando tenía 15 años los inquilinos del piso de su tío dejaron 4 baúles con cientos de libros gracias a los cuales se convirtió en un Mamífero- Devorador de Libros, apasionado por la novela policíaca y, concretamente, por Chandler y Hammet. Estos baúles serán también el origen de la librería que Sancho abre en Getxo en el año 1940.

En la primera novela descubrimos cómo su pasión por la lectura le llevó a escribir dieciséis novelas policíacas, ambientas en la Norteamérica de sus idolatrados detectives y con el investigador privado Samuel Esparta como protagonista. Pero la imaginación de Sancho era un desastre y las historias resultaron pobres y falsas siendo rechazadas por las editoriales. Estaba a punto de tirar la toalla como escritor cuando recordó un caso irresuelto de unos gemelos ocurrido diez años antes, con un crimen cometido en Getxo y con sospechosos en Getxo. Decidió investigar el caso adoptando la personalidad de Samuel Esparta, viviendo su propia investigación que se convirtió a la vez en su primera novela, publicada finalmente.

El cementerio vacío comienza dos años después del caso anterior. Samuel ha decidido no escribir una segunda novela ya que el realismo de la anterior puede haber provocado heridas en los vecinos de Getxo, sorprendidos al ver sus nombres y circunstancias sobre el papel. El realismo de su novela es peligroso, pero él no está dispuesta a renunciar a la ecuación investigación/escritura que considera inseparable. A pesar de los esfuerzos de Koldobike, su ayudante, secretaria y cómplice en la adopción de su identidad como Samuel Esparta, Sancho ha renunciado a seguir escribiendo. Pero el asesinato de la joven y hermosa Anari durante una romería en Getxo cambiarán de forma radical sus planes. El sospechoso de su asesinato es Pedro, un maketo del otro margen de la Ría con el que parecía que iba a fugarse. La familia de Anari está convencida de su culpabilidad y están a punto de lincharle, pero finalmente es arrestado y puesto a disposición judicial a la espera de sentencia. Koldobike, al día de todos los chismes y rumores de Getxo, intenta involucrar a Sancho en la investigación del caso, pero este quiere permanecer al margen, hasta que aparecen dos chavales de doce años, convencidos de la inocencia de Pedro, y dispuestos empeñar todos sus ahorros para contratarle. Impactado por la propuesta de los chavales e intrigado por los cabos sueltos que parece tener el caso, finalmente volverá a adoptar la identidad de Samuel Esparta para comenzar su segunda investigación/novela.

Y es que estamos nuevamente ante una investigación que avanzará paso a paso al mismo ritmo que el proceso de escritura. Samuel se encontrará con la oposición de la familia de Anari, considerándole un traidor, con el odio nacionalista hacia los maketos y con la interferencia de un comisario de la policía Político-Social, inepto y contradictorio, que defiende que en el régimen están empezando a producirse cambios, algo que se podrá comprobar si es cierto a lo largo de la narración. El caso resultará aún más complicado cuando el protagonista descubra que son muchos los familiares y amigos que tuvieron contacto con la asesinada a lo largo de la noche, convirtiéndose a la vez en testigos y sospechosos. Y, para enredar aún más la investigación, Samuel se dará de bruces con una leyenda popular según la cual las tumbas de los cementerios costeros se vacían por el fondo y vierten sus cadáveres al mar, donde tal vez los amantes vivan juntos para siempre.

El cementerio vacío mezcla con maestría la trama policial con el realismo de una compleja época con múltiples matices. El autor nos ofrece un menú con crímenes, amores, secretos, venganzas, represión, odios y leyendas, todo ello aderezado con un original homenaje al mundo de la literatura de la mano de su peculiar protagonista y su imprescindible ayudante, que tiene como resultado una acertada mezcla de realismo y novela negra, con un toque cervantino.

Ficha técnica: El cementerio vacío, Ramiro Pinilla, Editorial Tusquets, Páginas: 280 PVP: 19€

En medio de una romería, los vecinos de Getxo descubren el cadáver de la joven y hermosa Anari, y sobre ella, gritando desesperado, a un maketo del otro margen de la Ría con el que al parecer iba a fugarse. Al día siguiente, en la librería de Sancho Bordaberri, alias Samuel Esparta, entran dos niños dispuestos a empeñar sus ahorros para contratar sus servicios como investigador privado: quieren demostrar que el maketo, al que todos querían linchar, es inocente. Samuel descubre que fueron muchos los pretendientes y familiares que vieron a Anari la noche fatídica, y el caso se complica porque sus pesquisas se cruzan con las del comisario de la policía Político-Social. Por si fuera poco, se dará de bruces con una persistente leyenda popular según la cual las tumbas de los cementerios costeros se vacían por el fondo y vierten sus cadáveres al mar, donde tal vez los amantes vivan juntos para siempre..

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez http://megustan-loslibros.blogspot.com.es/

Escrito por Ramiro Pinilla Ramiro Pinilla (Bilbao, 1923) tuvo una fulgurante aparición en los años sesenta con Las ciegas hormigas (1961, Premio Nadal y de la Crítica; Tusquets Editores, 2010) y con Seno (finalista del Planeta 1971). Pero tras ese comienzo exitoso, Pinilla decidió publicar sólo en pequeñas editoriales durante más de treinta años. La edición en 2004 y 2005 de la excepcional trilogía Verdes valles, colinas rojas –Premios Euskadi, Nacional de la Crítica y Nacional de Narrativa– descubrió a muchos que se trataba de uno de los grandes escritores contemporáneos. Así lo confirmaron sus novelas La higuera (2006), Antonio B. el Ruso, ciudadano de tercera y Aquella edad inolvidable (2012), o la recopilación de Los cuentos (2011). Con Sólo un muerto más (2009) inició su serie policiaca, protagonizada por el detective librero Samuel Esparta. El cementerio vacío, la segunda entrega de la serie, confirma que Pinilla es también un excelente escritor policiaco, capaz como pocos de mantener la intriga y la emoción humana en el Getxo de la posguerra, el territorio ya mítico de toda su obra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s