101 CUENTOS ZEN

101 cuentos Zen, edición de Nyogen Senzaki y Paul Reps

Posted: 04 Apr 2013 01:02 PM PDT

visd_00BBJPG00TXF

Buda supuso, sin duda, una verdadera revolución dentro del pensamiento: a través de las Sutras o reflexiones derivadas de la meditación supo transmitir tanto a la cultura china como a la japonesa una forma de vivir interior, una postura conciliadora con el propio hombre y armoniosa con la naturaleza. Tales enseñanzas prendieron de distinta manera en uno y otro país, y fue en Japón donde el budismo se asentó bajo el nombre de Zen, cuyos contenidos esenciales hacen relación a una enseñanza, que cultiva una postura de la mente y atiende de una manera muy precisa a la naturaleza como ejemplo de equilibrio, incluso de elevación espiritual.

Ahí, en Japón, habría de proliferar (y continuar a día de hoy) una forma de poema, el Haiku, que muchos asocian a vínculos espirituales con los contenidos de la filosofía zen y que basa su argumentación principal en la observación de la naturaleza como paisaje, como vinculo. Solo hay que recordar a Basho y su obra para obtener un ejemplo revelador. Pero no solo ha sido transmitida la filosofía zen a través de la poesía, y así el cuento zen ha querido reflejar, también, un modelo de vivir, un modo de pensar donde el equilibrio interior del individuo llega a través de una iluminación que no representa sino el equilibrio interior (del que medita) y el exterior (como escenario o entorno)

Es así, por ejemplo, en el cuento titulado “Pulgada tiempo pie gema”. Cuando el noble cree que el tiempo transcurre de un modo muy lento el maestro Takuan responde con la frase que da título al cuento, lo que equivale a decir: “este día no volverá. Cada minuto es una gema inapreciable” Lo obvio como verdad, eso que ha de recordarse pues lo material obnubila muchas veces lo que habría de ser la percepción natural de nuestro espíritu. Más ilustrativo, sin embargo, me parece el cuento titulado ‘Tu luz se puede apagar’. Cuando el estudiante Tendai abandona la compañía del maestro Gasan, con el que estuvo en calidad de discípulo, éste le advierte: “Estudiar especulativamente la verdad es útil como una manera de recoger material para la prédica, pero recuerda que, a menos que medites constantemente, tu luz de verdad puede apagarse”

La virtud de la meditación como actitud. La permanente necesidad de recordarnos la necesidad de armonía. Una enseñanza viva, vigente y ávidamente necesaria para los tiempo de zozobra.

Reseñado por Ricardo Martínez http://www.ricardomartinez-conde.es/

Edición de Nyogen Senzaki y Paul Reps Senzaki,

Nyogen Fue un erudito budista de renombre internacional. Un monje sin hogar que, en su periplo de monasterio en monasterio en busca de la sabiduría, acabó en los Estados Unidos, lugar en el que vivió durante más de 50 años. Entre los alumnos de este gran sabio se encuentran Robert Atitkens Roshi, Roshi Eido y Gary Snyder. Reps, Paul Fue autor de varios libros, tanto en poesía como en prosa, inspirados en el Zen. Entre ellos se cuenta Zen Telegrams. Estadounidense de nacimiento, vivió en varios países, incluyendo la India, Noruega y Japón. Se le considera un eterno buscador de la felicidad y el crecimiento humanos.

Ficha técnica: 101 cuentos zen,  Edición de Nyogen Senzaki y Paul Reps Senzaki, Ed. Galaxia Gutenberg, Traducción de Jordi Fibla 160 pp. | 16 €  

101 cuentos zen se publicó por primera vez en Londres en 1939. Se trata de experiencias reales de maestros chinos y japoneses de zen a través de más de cinco siglos. Fueron transcritos al inglés a partir del libro Shaseki-shu (Colección de piedra y arena), escrito a fines del siglo xiii por el maestro zen japonés Muju («el que no mora»), así como de anécdotas de monjes zen tomadas de varios libros publicados en Japón hacia comienzos del siglo xx. El zen podría considerarse el arte interior y la concepción de Oriente. No es una secta sino una experiencia. El espíritu del zen ha llegado a significar no sólo paz y comprensión, sino también entrega al arte y al trabajo, el valioso despliegue del contentamiento, la apertura de la puerta de la intuición, la expresión de la belleza innata, el encanto intangible de lo incompleto. Para los orientales, más interesados en el ser que en la actividad, el hombre que se descubre a sí mismo ha sido el más digno de respeto. Estos relatos tratan de tales descubrimientos de uno mismo.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s