EL AMOR DE UN HOMBRE DE 50 AÑOS

El amor de un hombre de cincuenta años de Anthony Trollope

Posted: 08 Apr 2013 06:56 AM PDT

el-amor-de-un-hombre-de-cincuenta-anos-9788494029387

La editorial Funambulista, en su colección de Grandes Clásicos envidiablemente encuadernados, nos presenta a un nuevo autor británico de novelas victorianas en la órbita del maestro Dickens. Contemporáneo de éste y de Wilkie Collins (también publicado en esta misma editorial), Anthony Trollope quizás sea el menos conocido en nuestro país de todos ellos, pese a gozar de cierta popularidad en Inglaterra, lo que supone un aliciente más para acercarse a su literatura. La novela es una sencilla historia de amor victoriano, en la que una joven, bella y huérfana dama adquiere un compromiso marital con un caballero de mediana edad (en aquella época de avanzada edad como sugiere el título original, “An Old Man’s Love”), por creer perdido a su verdadero amor. La obra gira en torno al dilema de en el que se encuentran los protagonistas a raíz de esta decisión, un dilema condicionado por la moral victoriana y capitalizado por el tremendo clasismo y machismo que la vertebraba.

A pesar de ser una historia bastante sencilla y con personajes claramente definidos por su conflicto, destaca el la figura del ama de llaves, la Señora Bagget, que condensa mucha de esa moral de la época bajo la piel de un personaje áspero, franco, contradictorio y revelador. Como dicen en la magnífica serie de televisión Downton Abbey, los criados son mucho más conservadores que sus señores, y la señora Bagget es el exponente superlativo de esta teoría, convirtiéndose en una Bernarda sajona que guarda celosamente las costumbres y apariencias de la casa, aún en contra de sus propios intereses.

Otro aspecto interesante que subyace de la novela es la exposición de una fórmula habitual de lograr una fortuna fuera del circuito hereditario al que permanentemente está adscrita la nobleza.  John Gordon, el pretendiente en discordia, se convierte en un hombre rico en tan sólo tres años en las minas de diamantes de Sudáfrica, uno de los muchos territorios explotados por los británicos, con prácticas comerciales y conductas morales que en Inglaterra hubiesen sido consideradas deplorables, pero que sin embargo eran de uso común en las colonias, pese al fingido  y remilgado estupor burgués.

En cuanto a la lectura de la obra, si bien la trama central se mueve en círculos que a veces parecen configurar una espiral sin salida clara, la novela se lee con agrado y cierta fluidez, propiciada  en parte por la ausencia de las divagaciones superfluas que se atribuyen al autor en otras obras.

Por último, hay que reseñar de nuevo la admirable edición material que presenta la editorial Funambulista, un mimo que por desgracia no se corresponde con la calidad de la traducción y el trabajo de corrección de la obra.

Reseñado por Daniel Vega

 

 

Ficha técnica

PVP con IVA 23€
268 páginas
Traducido por: Alma Fernández Simón y Maite Roig Costa

El rico, soltero y quincuagenario William Whittlestaff —que en más de un aspecto podríamos identificar con el mismo escritor—, para mantener la promesa de cuidar a la hija de un amigo gravemente enfermo, cuando éste muera, acoge en su residencia de Hampshire a la joven Mary Lawrie, de veinticinco años. La decisión la toma a pesar de la oposición de la vieja y demasiado franca ama de llaves, la señora Baggett, quien, con toda razón, supone que el «hombre mayor» se enamorará perdidamente de la recién llegada. Según estas previsiones, Whittlestaff pierde la cabeza por la joven y pide su mano, sin darle ninguna importancia a la diferencia de edad o a la historia de amor que la chica tuvo con John Gordon, joven estudiante sin dinero que había ido al extranjero a buscar suerte y que vuelve con una considerable fortuna de Sudáfrica y con la firme decisión de reanudar la relación amorosa con Mary interrumpida unos años antes.
Con gran precisión estilística y una perfección extraordinaria en la delineación de los personajes, tanto principales como secundarios, Anthony Trollope —junto a Charles Dickens, probablemente uno de los escritores más representativos de la época victoriana— confirma en El amor de un hombre de cincuenta años, su última novela, que nunca vio publicada, todo lo que de él dijo Henry James cuando declaró que el gran mérito de Trollope fue su capacidad de llegar a sentir lo cotidiano en todos sus aspectos.

 

 

Escrito por Anthony Trollope

Anthony Trollope nació en Londres en 1815. Su infancia no fue de las más felices porque su padre, el abogado Thomas Trollope, tuvo durante mucho tiempo grandes problemas económicos y su madre, la escritora Frances Stapleton, en 1827 se fue a EE. UU. para unirse auna comunidad utópica y dejó a Anthony solo en Inglaterra. A su vuelta de América, Frances, más conocida como Fanny Trollope, publicó el libro Domestic Manners of the Americans, un fuerte ataque a las costumbres y a la sociedad americana, que se convirtió enseguida en un bestseller. A pesar del éxito del libro, la familia siguió en dificultades y tuvo que marcharse a Bélgica para huir de los acreedores. Trollope volvió a Gran Bretaña, donde encontró trabajo como funcionario de Correos y, durante sus largos viajes en tren como inspector postal, empezó a escribir sus primeras obras inspiradas en las cartas perdidas. La fama la alcanzó con la novela The Warden (1855), primera de las seis novelas situadas en el imaginario condado de Barsetshire. Después de una exitosa carrera en Correos y de intentar sin suerte la carrera política, se dedicó exclusivamente a la literatura: su producción consta de más de cincuenta obras, entre las cuales destacan las novelas «políticas» o llamadas el ciclo «de Palliser» en las que a su habitual humor asocia una crítica a la hipocresía y a la ausencia de auténticos valores morales en la sociedad victoriana. Murió en Londres en 1882 y fue enterrado en el Kensal Green Cemetery al lado de su contemporáneo Wilkie Collins.

 

Ficha técnica

PVP con IVA 23€
268 páginas
Traducido por: Alma Fernández Simón y Maite Roig Costa

El rico, soltero y quincuagenario William Whittlestaff —que en más de un aspecto podríamos identificar con el mismo escritor—, para mantener la promesa de cuidar a la hija de un amigo gravemente enfermo, cuando éste muera, acoge en su residencia de Hampshire a la joven Mary Lawrie, de veinticinco años. La decisión la toma a pesar de la oposición de la vieja y demasiado franca ama de llaves, la señora Baggett, quien, con toda razón, supone que el «hombre mayor» se enamorará perdidamente de la recién llegada. Según estas previsiones, Whittlestaff pierde la cabeza por la joven y pide su mano, sin darle ninguna importancia a la diferencia de edad o a la historia de amor que la chica tuvo con John Gordon, joven estudiante sin dinero que había ido al extranjero a buscar suerte y que vuelve con una considerable fortuna de Sudáfrica y con la firme decisión de reanudar la relación amorosa con Mary interrumpida unos años antes.
Con gran precisión estilística y una perfección extraordinaria en la delineación de los personajes, tanto principales como secundarios, Anthony Trollope —junto a Charles Dickens, probablemente uno de los escritores más representativos de la época victoriana— confirma en El amor de un hombre de cincuenta años, su última novela, que nunca vio publicada, todo lo que de él dijo Henry James cuando declaró que el gran mérito de Trollope fue su capacidad de llegar a sentir lo cotidiano en todos sus aspectos.

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s