ELVIRA SASTRE, MÁS QUE UNA PROMESA