ADIÓS, FORGES

https://elpais.com/cultura/2018/02/22/actualidad/1519268111_985350.html

C-ZkSrDXUAEqUQ2

Anuncios

WALDEN, LABORATORIO DE LIBERTAD

http://cultura.elpais.com/cultura/2017/05/24/babelia/1495622154_295736.html

1495622154_295736_1495735257_noticia_normal_recorte1

Ilustración de ‘Thoreau, la vida sublime’, de Maximilien Le Roy y A. Dan.

ANNA BELLA GEIGER

anna_bella_geiger

http://cultura.elpais.com/cultura/2016/08/13/babelia/1471122050_477756.html

La poeta brasileira que denuncia la colonización a través de la imaginación.

VIRGINIE DESPENTES Y EL MIEDO COLECTIVO

http://cultura.elpais.com/cultura/2016/07/18/babelia/1468833997_954246.html

1468833997_954246_1468838731_noticia_normal_recorte1

QIU XIAOLONG

 


El crimen del lago de Qiu Xiaolong

Posted: 13 May 2013 12:26 PM PDT

El crimen del lago

El crimen del lago, de Qiu Xiaolong (ed. Tusquets, 2013) es el quinto título publicado de la serie de novelas protagonizadas por el inspector jefe Chen Cao, del Departamento de Policía de Shanghai. Este título vuelve a ofrecernos una interesante intriga policial con un atractivo protagonista y un contexto social diferente a lo que encontramos habitualmente en este género.

El inspector Chen vuelve a deleitarnos con sus particulares luchas morales al ser un cuadro emergente dentro del partido y ser consciente de las contradicciones del sistema para el que trabaja. En esta ocasión se enfrentará a un caso que pondrá en evidencia “el frágil equilibrio entre el crecimiento económico y la contaminación medioambiental en la China actual”. El protagonista continúa aplicando sus conocimientos literarios y poéticos en la investigación de los casos, convencido de que “para ser un investigador competente en la sociedad actual, es preciso adquirir tantos conocimientos como sea posible”.

Esta novela comienza con Chen disfrutando de unas inesperadas vacaciones en el complejo privado que el partido tiene en Wuxi, a orillas del lago Tai. El centro, mezcla de complejo vacacional y sanatorio, era conocido por los servicios especiales que ofrecía a los altos cuadros del Partido. Una de las personalidades más influyentes de Pekín renuncia a su plaza y le ofrece a Chen acudir en su lugar. Este se encuentra agotado por todos los casos especiales que ha tenido que investigar y encuentra en esta invitación una oportunidad para descansar y olvidarse de sus responsabilidades y obligaciones.

En Wuxi, conocerá de forma casual a Shanshan, una ingeniera en protección medioambiental que trabaja para la empresa química más grande de la ciudad. De su mano descubrirá que el lago, célebre por sus aguas cristalinas, está contaminado por residuos tóxicos procedentes de las fábricas de la zona. El asesinato del director de la fábrica donde trabaja Shanshan provocará que Chen, a su pesar, se termine involucrando en la investigación.

Las autoridades del partido están muy interesadas en el desarrollo de la investigación y crean una brigada especial, cuyo miembro más joven es el oficial Huang, con el que Chen contactará de forma discreta. Huang le considera una especie de Sherlock Holmes y adoptará el papel de Watson en una investigación que Chen intenta mantener en secreto.

El crimen del lago nos ofrece una trama policial bien trazada por su autor, además de profundizar en la vida de Chen que en esta ocasión se involucrará en el caso de forma muy personal, enfrentándose a una trama de corrupción y presiones política que mostrará cómo la máxima “el desarrollo es la única verdad” sigue siendo actual en una China en la que “el único estándar que se emplea para medir el éxito es el dinero”.

Ficha técnica

Precio: 19€ Páginas: 312
CÓMPRALO EN LETRAS DE PAPEL

Traducido por Victoria Ordóñez Diví

Por una vez, la llamada de un alto cargo que recibe el inspector jefe Chen Cao, del Departamento de Policía de Shanghai, es para darle una buena noticia: le ofrecen unas vacaciones en el complejo privado que el partido tiene en Wuxi, a orillas del lago Tai. Pero a su llegada descubre que el lago, célebre por sus aguas cristalinas, está contaminado por residuos tóxicos procedentes de las fábricas de la zona. El director de una de esas fábricas, un empresario del que Pekín esperaba «grandes cosas», aparece asesinado, y al poco detienen a un activista medioambiental al que acusan del crimen. Chen conoce poco después a Shanshan, una bella joven, ansiosa por demostrar la inocencia del sospechoso. Y se ve obligado a actuar con cautela. Rodeado de corrupción, presiones políticas y rencores largo tiempo ocultos, Chen querrá desentrañar los motivos que se esconden tras el asesinato

 

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez

 

 

 

Escrito por Qiu Xiaolong

Qiu Xiaolong nació en 1953 en Shanghai, ciudad que dejó para trasladarse a Estados Unidos en 1966. En la actualidad vive en St. Louis, Missouri, en cuya universidad imparte clases. Poeta y traductor al inglés de poesía china, es sobre todo conocido por la serie de novelas policiacas protagonizadas por el inspector jefe Chen Cao, en las que transporta a los lectores a la realidad social y cultural de la China moderna en una época de difícil transición. Tusquets Editores ha publicado cuatro títulos de la serie: Muerte de una heroína roja (Anthony Award 2001 a la Mejor Primera Novela), Visado para Shanghai, Seda roja y El caso Mao. En El crimen del lago, la más reciente de la serie, el entrañable Chen Cao, a pesar de trabajar «para el sistema» y «desde dentro del sistema», insistirá en averiguar la verdad, caiga quien caiga, mientras evidencia el frágil equilibrio entre el crecimiento económico y la contaminación medioambiental en la China actual.
.

 

ALEKSANDAR HEMON

Una lección sobre el arte de la ficción

Alberto Manguel

Alberto Manguel , 19/02/2011

Quizás hay ciertas formas narrativas que corresponden al espíritu de una época: la novela epistolar al siglo XVII, la saga balzaciana al XIX, la ficción que requiere la complicidad del lector, al XX. Si es así, sugiero que una de las formas elegidas por los escritores del siglo XXI para dar voz a nuestra época es la novela fragmentaria en la que, bajo la forma de cuentos individuales, los mismos personajes juegan, de fragmento en fragmento, roles mayores o menores. En los últimos años, La novia de Odessa de Edgardo Cozarinsky,  Fama de Daniel Kehlmann y ahora Amor y obstáculos de Aleksandar Hemon son esplén-didos ejemplos de este género.
 Amor y obstáculos es la historia, en ocho cuentos, de un joven bosnio cuyo nombre va cambiando según los apodos que le dan los distintos personajes con los que se encuentra (Trabuquillo, Dirigent, Comando), sea en Kinshasa, en Sarajevo, en Hamilton, en Chicago. De historia en historia, van apareciendo sus rasgos: es un adolescente perdido en la noche africana; es un joven que escribe poesía y cuentos; es un muchachito que escucha a Led Zeppelin y lee a Rimbaud; es un vendedor ambulante de revistas norteamericanas que anhela un paraíso de mediocridad; es un inmigrante más de la comunidad exyugoslava en exilio, viviendo entre estafadores y mafiosos; es una nueva estrella literaria que llega a publicar en The New Yorker; es un estudiante de inglés en Chicago, cuyos padres están en Sarajevo y, en ciertos otros momentos, en Zaire y en Canadá; es un literato que se encuentra con escritores mayores y famosos, tanto bosnios como norteamericanos; es un jovencito inocente y también un hombre de mediana edad carcomido por la experiencia. El proteico bosnio es como una suerte de testigo crítico de nuestro tiempo.

En el fondo de todos estos relatos está siempre la guerra, o el recuerdo de la guerra, evocada de cierta manera como un arquetipo literario, a través de anécdotas al parecer triviales, y por lo tanto más espantosas, o por medio de testimonios tergiversados, reconstruidos como ficción o como sueño. La guerra (de la ex-Yugoslavia o de Vietnam, por darle dos de sus nombres más recientes) aparece en la obra de Aleksandar Hemon como horriblemente presente y a la vez intemporal, como una encarnación de Troya, la guerra que es el trasfondo de todas nuestras vidas, tanto en Sarajevo destruida y rehabilitada como en América indiferente y codiciosa. Hay en la escritura de Hemon una furia apenas disimulada contra la imbecilidad y la fuerza bruta de todas nuestras sociedades, un sarcasmo a flor de piel que oculta una majestuosa indignación, similar a aquella que en la Edad Media se llamaba cólera justa.

Lo más extraordinario de este libro extraordinario es la habilidad y precisión con la que todo esto se enlaza, y que la prolija traducción de Damià Alou deja entrever. Hay una disimulada virtuosidad en la manera en la que Hemon teje y desteje su biografía ficticia con elementos (nos asegura la solapa) que corresponden a los de la vida del autor y otros muchos que pueden ser o no parte de su propio recorrido. El último cuento o capítulo, ‘Las nobles verdades del sufrimiento’, glorifica y denigra el valor de la experiencia vivida. El joven bosnio, que ya se ha hecho estadounidense, vuelve a su Sarajevo natal a visitar a sus padres y es invitado por la Embajada de Estados Unidos a festejar a un escritor norteamericano, Richard Macalister, que acaba de ganar el Premio Pulitzer. Por amor propio, por envidia, por generosidad, el joven se presta a ser el lazarillo de Macalister en Sarajevo, y hasta lo invita a comer en casa de su familia. Ante la estupefacción del joven, Macalister acepta. La comida resulta, para el joven, una pesadilla: la familia se comporta con incultura y brutalidad, el padre apabullando a Macalister con preguntas personales y obligándolo a tomar vino (Macalister es abstemio porque sufre de alcoholismo), la madre llenando su plato de comida grasosa (Macalister es vegetariano). Tiempo después, el joven lee la nueva novela de Macalister, que trata de un veterano de la guerra de Vietnam, y descubre azorado que aquella comida se ha transformado en la escena clave del libro. Pero todo ha sido deformado: ahora se trata de un soldado que visita a la familia de un compañero muerto; la hospitalidad de la madre adquiere un tono nefasto, el interrogatorio del padre (que en la realidad giraba en torno a la carrera literaria del joven) es ahora sobre la guerra, y el valor y coraje del hijo muerto. Todo ha sido utilizado para la alquimia de la narración, incluso detalles atrozmente íntimos, para describir no una banal visita turística sino la vida y la muerte de personas y civilizaciones. De pronto, con una última vuelta de tuerca, Hemon transforma un ejercicio de autobiografía literaria en una lección sobre el arte de la ficción, sobre la verdad de la mentira literaria, sobre la constante injusticia de toda guerra, sobre la constante injusticia (y redención) de la condición humana.

Amor y obstáculos, Aleksandar Hemon ,  Traducción de Damià Alou,  Duomo. Barcelona, 2011,  236 páginas. 18 euros

8 DE MARZO