FABRICE GAIGNAULT

FABRICE GAIGNAULT

Diccionario de Literatura para Esnobs – Fabrice Gaignault

Posted: 22 Feb 2011 12:00 AM PST

 

Cuando una persona ama los libros se nota, ya sea como lector, escritor o editor. En el caso de la editorial Impedimenta, este amor por los libros se aprecia ya en la forma en que están editados. Una edición que cuida hasta el más mínimo detalle y le da al libro un aire más especial que es apreciado por el lector. 

En la Biblioteca de El Perelló, tenemos la suerte de contar con varias novelas editadas por Impedimenta que están teniendo un gran éxito entre los lectores. A ellas, se les ha unido hace poco otro ejemplar muy especial. Lo hemos recibido gracias a la gentileza de la propia editorial. Un libro que me llamó muchísimo la atención por su título: ” Diccionario de Literatura para Esnobs” escrito por FabriceGaignault e ilustrado por Sara Morante. Ilustraciones que le dan un aire único y que hacen que la lectura del mismo sea mucho más interesante. LEER MÁS

Ahora bien. Este libro no es una novela sino como su propio nombre indica un Diccionario de Literatura, pero una Literatura un tanto especial ya que está dirigida hacía los esnobs. 

Diccionario que empieza con toda una declaración de principios enumerando los 10 libros odiados por los Esnobs Literarios que no son otros que los siguientes:

-Bella del Señor, de Albert Cohen

– El Extranjero de Camus

– El Amante de Margueritte Duras.

– El Principito de Saint Exupery

– La condición humana de André Malraux.

– Las uvas de la ira de Steinbeck

– El viejo y el mar de Hemingway

– La Náusea de Sartre

– La espuma de los días de Boris Vian

– En el camino, de Jack Kerouack.

En este Diccionario, no vamos a encontrarnos a los autores clásicos, sino a aquellos un poco más ” marginales” que suelen tener su propio público lector. Tampoco se limita a darnos datos puramente biográficos, sino que hace una interpretación bastante personal de cada uno de estos autores lo cuál no sólo le da una mayor frescura al Diccionario, sino que lo hace mucho más ameno. Ya sabemos que un Diccionario no suele prestarse a una lectura convencional, que es más bien una Obra de Referencia y de Consulta. Pues bien, este Diccionario de Literatura para Esnobs es de los que se presta a ser leídos como una novela, dándole mayor vida que la de la pura consultabibliográfica. Pese a ser un Diccionario, tiene ritmo. Todo ello hace que sus 242 páginas no resulten pesadas y sea un placer consultarlas.

Sé, que por la temática del mismo, no va a ser un libro con una larga cola de espera o un gran número de lectores, pero está ahí. Además va a cumplir una gran labor a nivel de Obra de Referencia al presentar y permitir conocer un poco mejor a autores un poco más especiales pero no por ello menos buenos que los clásicos.

De nuevo, Impedimenta ha sabido apostar por la calidad literaria, por la originalidad y ello me agrada. Para mí, este Diccionario es toda una bocanada de aire fresco se mire por donde se mire de ahí que lo recomiende especialmente a mis colegas bibliotecarios. Es de esos ejemplares básicos e imprescindibles en cualquier Biblioteca.

Ysabel – La bibliotecaria de El Perelló

FICHA DEL LIBRO

Título: Diccionario de Literatura para Esnobs | Autor: Fabrice Gaignault |  EditorialImpedimenta | Traducción: Wenceslao-Carlos Lozano | Páginas256 | Precio 25,95€ |

Anuncios

WALTER BENJAMÍN

Verlo todo, no tocar nada

JAVIER MADERUELO 29/01/2011, EL PAÍS,  Babelia

Walter Benjamin (1892-1940) fue capaz de tratar en sus ensayos algunos de los conceptos más significativos que caracterizan la modernidad. Este es el motivo por el cual, cuando en los últimos años sesenta entró en crisis la modernidad, el pensador alemán, que hasta entonces no había sido particularmente valorado, empezó a crecer hasta ser considerado hoy uno de los interpretes más lúcidos no solo del París del siglo XIX sino de muchos de los acontecimientos que surgieron después de su desgarradora muerte. Para Hannah Arendt, la máxima ambición de Benjamin hubiera sido producir un trabajo que solo se compusiera de citas. Lo que implica la aceptación tanto de la apropiación como de una secuencia de técnicas, como el montaje cinematográfico, el collage y, a la postre, el actual “corta y pega” informático, que constituyen algunas de las formas de creación más características del siglo XX.

El pensamiento de Benjamin no fue sistemático, mientras que su escritura surge de destellos de conocimiento cuyos textos, según sus palabras, se convierten en largos truenos mediante los que ensaya sobre aspectos muy diversos, desde la crítica literaria a los asuntos de la vida moderna, pasando por la política o el mundo de la imagen, lo que quedó reflejado en una serie de escritos sobre la obra de Baudelaire, la fotografía, la teoría del arte o el mundo de la producción y del consumo. Sus textos forman Konstellationen, sistemas de puntos nodales que giran unos alrededor de los otros y que se desplazan en varias direcciones. Todas estas ideas, que en su propia obra se relacionan como los fragmentos de un collage, han dado origen a una serie de frases tópicas que no paran de circular como citas que se repiten de unos a otros: las “iluminaciones profanas”, la “condición aurática” de la obra de arte, la metáfora de los “pasajes” o la “reproducibilidad técnica”.

Cuando ahora el Círculo de Bellas Artes de Madrid conmemora el setenta aniversario de su muerte ha ideado una exposición que en muchos aspectos es consecuencia directa de las propias ideas benjaminianas. Con criterio archivístico se han seleccionado textos, fotografías, esquemas y dibujos que pertenecieron a Benjamin, pero, en vez de mostrarlos con el aura propia de una obra de arte o de un objeto de culto que se encierra en una vitrina convenientemente iluminada, esos documentos se han editado en forma de libro y de DVD en el que se relacionan obras, conceptos e imágenes, en lo que podríamos llamar, parafraseando a Aby Warburg, un Atlas de la memoria. Con esos conceptos, aforismos, imágenes y fragmentos de películas y obras musicales se ha confeccionado un vídeo que sintetiza tanto las ideas de Benjamin como los ambientes que las generaron. Este vídeo es el objeto único de la exposición que comentamos, en la que el espacio, convertido en un salón burgués, con butacones y en un pequeño minicine, sirve para exhibir las imágenes que resumen el trabajo crítico del pensador alemán. La exposición se complementa con la edición de un par de libros, uno que explica las ideas, textos e imágenes del propio vídeo y otro que reproduce facsímiles de documentos originales, con su transcripción al español. Así, la obra física se ve sustituida por su imagen virtual, sin aura, gracias a su reproducibilidad tecnológica, mientras que el libro y la sala de exposiciones convencionales se ven desbordados por una tecnología de vídeos y discos compactos en la que todo se puede ver, pero no se toca nada.