DOS CARAS INÉDITAS DE SIMENON

http://es.noticias.yahoo.com/cartas-in%C3%A9ditas-simenon-destacan-exposici%C3%B3n-inaugural-bcnegra-100958041.html

5894811w

Anuncios

ISABERL ALLENDE

El juego de Ripper de Isabel Allende

L342158.jpg

UNIVERSO MONTALBÁN

http://www.noticias.com/universo-montalban-diez-anos-despues-de-su-muerte-pepe-carvalho-sigue-sin-heredero.2186933

142589-620-282

DON DE LENGUAS

Don de lenguas de Rosa Ribas y Sabine Hofmann

Posted: 06 Jun 2013 09:13 AM PDT

timthumb

Por Benito Garrido.

Rosa Ribas y Sabine Hofmann acaban de escribir a cuatro manosDon de lenguas (Editorial Siruela, 2013), una novela negra que es a la vez un magnífico reflejo histórico de la Barcelona de los años 50. Dos autoras que pronto serán imprescindibles para todos los lectores, tanto del género policiaco como para aquellos que buscan sencillamente una gran historia.

Rosa Ribas (Barcelona, 1963) ha publicado seis novelas: El pintor de Flandes (2006), La detective miope (2011), la novela por entregasMiss Fifty (2012) y la trilogía policiaca protagonizada por la comisaria hispano-alemana Cornelia Weber-Tejedor, traducida con gran éxito al alemán. Sabine Hofmann (Bochum, Alemania, 1964) trabajó varios años como docente en la Universidad de Frankfurt, donde conoció a Rosa y empezó una larga amistad que la escritura conjunta de Don de lenguas, lejos de destruir, ha afianzado.

Barcelona, 1952: quedan pocas semanas para el Congreso Eucarístico. Ana Martí, novata cronista de sociedad de La Vanguardia, encontrará en el encargo de cubrir el asesinato de Mariona Sobrerroca, una conocida viuda de la burguesía, su oportunidad para escribir sobre temas serios. El caso ha sido encomendado al inspector Isidro Castro de la Brigada de Investigación Criminal, un hosco policía de doloroso pasado, que tendrá que aceptar de mala gana que Ana cubra la investigación. Pero la joven periodista pronto descubrirá nuevas pistas que se apartan de la versión oficial de los hechos, y recurre a la ayuda de la eminente filóloga Beatriz Noguer para que le ayude con unas misteriosas cartas encontradas entre los papeles de la difunta. En medio de un ambiente hostil poblado de funcionarios y políticos corruptos, policías violentos, prostitutas y ladrones de buen corazón, la inteligencia y el arrojo de Ana, y los conocimientos lingüísticos y literarios de Beatriz serán sus únicas armas para resolver el caso.

Entrevista:

P.- Novela híbrida entre el género negro y el histórico que nos devuelve el sabor de un momento que se antoja no muy lejano. ¿Cómo se gestó la idea origen de este libro?

Surgió a partir de la idea de escribir una novela negra en la que el conocimiento de la lengua y de la literatura tuviera un papel especialmente importante. Después decidimos situarla en los años 50 entre otras razones porque es una época sobre la que hay mucho que contar. Esta década, como toda la época franquista, está marcada por el silencio, por las cosas contadas de manera indirecta, por alusiones, por la lectura entre líneas. En este contexto decidimos situar a nuestras dos protagonistas, una periodista joven y una profesora universitaria represaliada; dos mujeres cuyo instrumento –y a partir de determinado momento, única arma- es el lenguaje.

P.- ¿Cómo surgió el tándem Ribas-Hofmann y el proyecto de hacer una novela a cuatro manos? En una historia con una trama y estructura tan trabajadas, ¿cómo resultó ser el proceso creativo?

Sabine y yo nos conocemos desde que trabajábamos juntas en la Universidad de Frankfurt. Allí ya habíamos escrito un relato largo en común y nos quedamos con ganas de repetir la experiencia, pero ya con un proyecto de mayor envergadura.

El proceso creativo ha sido, por supuesto, muy distinto al trabajo en solitario. Desde el principio, en la fase de planificación de la novela, hasta el final, ha sido necesario discutir ideas, ponerse de acuerdo o no, decidir, compartir informaciones,… Trabajoso pero enriquecedor. Después nos hemos repartido los capítulos a partir de los diferentes personajes (cada una tenía una constelación de personajes) y, una vez teníamos el texto completo, nos tradujimos. Porque cada una escribió en su propio idioma. Al traducirnos mutuamente, al adoptar la mirada crítica y atenta del traductor, pasamos el texto por un tamiz muy fino. El resultado han sido dos manuscritos completos, uno en español y el otro en alemán.

Rosa Ribas y Sabine Hofmann.

Rosa Ribas y Sabine Hofmann.

P.- ¿Consideras que la novela negra es el mejor camino para la crítica social, aunque, como en este caso, esté enclavada en un perfil histórico?

No me atrevería a afirmarlo de forma tan categórica, pero sí creo que la novela negra se está mostrando como un vehículo idóneo para mostrar la sociedad. En el caso de una novela situada en otra época, en nuestro caso en los cincuenta, nos permite hablar de un tiempo y una situación de los que se ha hablado poco hasta ahora y, a la vez, observar que existen paralelismos –y no para lo bueno- con los tiempos que estamos viviendo.

P.- ¿Cuánto de Ribas-Hofmann hay en Ana Martí y Beatriz Noguer? ¿Cómo suele ser el proceso de creación de un personaje?

Como en muchos de los personajes, más de lo que las autoras creen. Pero no se trata de que cada una de nosotras se identifique con una de las protagonistas. Aunque  nos repartimos los personajes estos han ido creciendo a partir de aportaciones de ambas. Los personajes han ido creciendo con la novela. Hasta el punto, por ejemplo, de que un personaje que empezó como secundario, el inspector Isidro Castro, cobró una envergadura y una relevancia que no tenía cuando planificamos las novelas y que conlleva que muchos lo vean como un tercer protagonista.

Con Ana Martí y Beatriz Noguer, nos sucedió lo mismo. En principio su recorrido iba a circunscribirse a Don de lenguas, pero en la mitad de la redacción de la novela ya vimos que tenían el potencial para más novelas. En el caso de esta novela, además, dado que teníamos que compartir la información, hemos trabajado con fotografías que mostraban a personas que se parecían a la imagen que teníamos de nuestros personajes. Curiosamente, muchas de estas fotos correspondían a escritores que no se pueden imaginar a quién han estado dando una imagen.

P.- ¿Tuviste que documentarte mucho sobre los años 50 y la Barcelona del momento para escribir tu novela?

Mucho. Recurrimos no sólo a bibliografía y a las hemerotecas para consultar la prensa del momento. También entrevistamos a muchas personas que vivieron la época y tuvieron la generosidad de compartir con nosotras sus experiencias.

lenguasP.- En tu novela nos encontramos ya funcionarios y políticos corruptos. ¿Consideras que la corrupción es algo que siempre ha existido con independencia de los tiempos que corran?

Por desgracia, la respuesta es sí.

P.- Thriller en el que los conocimientos de lingüística (el don de lenguas) son clave para la resolución del caso. ¿Es quizás un factor innovador dentro de los cánones del género?

Quizás lo sea la reivindicación implícita de la lengua y la literatura que contiene la novela.

P.- Resides en Alemania y tus anteriores novelas han tenido muy buena acogida allí. ¿Cómo se siente una escritora extranjera escribiendo de un país que no es el suyo?

A veces algo excéntrica, en el sentido de periférica. Por eso agradezco los momentos en los que me puedo encontrar con otros escritores. Otras veces, en cambio, me alegro de estar lejos de círculos y camarillas.

P.- Como lectora amante del género negro y policiaco que supongo eres, ¿qué tipo de novela te atrae más, la nórdica o la americana? ¿con cual te quedarías?

La americana, sin lugar a dudas.

P.- ¿Me destacarías algunos nombres del género que consideres imprescindibles? ¿Alguno de nuestro país?

Son muchos los autores que cabría destacar. El género negro tiene ya una tradición y sus imprescindibles. Sin lugar a dudas, Raymond Chandler. Y Dashiell Hammett, Ruth Rendell, Maj Sjowall/Per Wahlöö, James Thompson, P.D. James, Georges Simenon. Aunque no todos me gusten, creo que hay que leerlos para conocer las diferentes formas que el género puede adoptar. En nuestro país, Francisco García Pavón, Manuel Vázquez Montalbán, Andreu Martín, Francisco González Ledesma o Alicia Giménez Bartlett. Como antes, no todos me gustan en el mismo grado, pero a todos vale la pena leerlos.

P.- ¿Nuevos proyectos literarios? ¿Alguno más a cuatro manos?

La novela que estoy terminando ahora no es de género. Pero el siguiente proyecto será una nueva novela con Ana Martí como protagonista. A cuatro manos con Sabine.

Reseñado por Benito Garrido

 

 

 

Escrito por Rosa Ribas y Sabine Hofmann

Rosa Ribas y Sabine Hofmann.

Rosa Ribas (Barcelona, 1963) ha publicado seis novelas: El pintor de Flandes (2006), La detective miope (2011), la novela por entregas Miss Fifty (2012) y la trilogía policiaca protagonizada por la comisaria hispano-alemana Cornelia Weber-Tejedor, traducida con gran éxito al alemán. Sabine Hofmann (Bochum, Alemania, 1964) trabajó varios años como docente en la Universidad de Frankfurt, donde conoció a Rosa y empezó una larga amistad que la escritura conjunta de Don de lenguas, lejos de destruir, ha afianzado..

 

Ficha técnica

408 páginas.  19,95€

Barcelona, 1952: quedan pocas semanas para el Congreso Eucarístico, y la consigna oficial es dar una imagen impoluta de la ciudad, pues está en juego la legitimidad internacional del Régimen.
Ana Martí, novata cronista de sociedad de La Vanguardia, encontrará en el encargo de cubrir el asesinato de Mariona Sobrerroca, una conocida viuda de la burguesía, su oportunidad para escribir sobre temas serios. El caso ha sido encomendado al inspector Isidro Castro de la Brigada de Investigación Criminal, un hosco policía de doloroso pasado, que tendrá que aceptar de mala gana que Ana cubra la investigación.
Pero la joven periodista pronto descubrirá nuevas pistas que se apartan de la versión oficial de los hechos y recurre a la ayuda de su prima Beatriz Noguer, una eminente filóloga. Lo que en principio parecía una inofensiva consulta lingüística sobre unas misteriosas cartas encontradas entre los papeles de la difunta se convertirá en el inicio de una serie de revelaciones en las que están implicadas personas muy influyentes de la sociedad barcelonesa…
En medio de un ambiente hostil poblado de funcionarios y políticos corruptos, porteras entrometidas, policías violentos, prostitutas y ladrones de buen corazón, la inteligencia y el arrojo de Ana y los conocimientos lingüísticos y literarios de Beatriz serán sus únicas armas para resolver el caso.

 

BERNARD MINIER

El círculo de Bernard Minier

Posted: 26 May 2013 01:35 PM PDT

 

_visd_0000JPG019W5

 

 Quien haya leído la anterior obra de Minier -Bajo el hielo- difícilmente podrá quitarse de la mente la imagen inicial del caballo decapitado y colgado del poste del teleférico. El círculo se inicia con otra sobrecogedora imagen, esta vez de un asesinato, con unos componentes tan visuales que es imposible no visualizar la escena y que esta recurrentemente vuelva a nosotros.

Un vecino llama a la policía para advertir de que hay un joven sentado junto a la piscina de la víctima, que está llena de muñecas flotantes. El joven, Hugo, drogado, resulta ser el único hijo de Marianne, el gran amor de Servaz y a la que este no ve desde hace más de veinte años.
De lo que encuentran en la bañera no anticiparemos nada.

Minier nos concede una entrevista exclusiva que nos permite conversar sobre algunos de estos aspectos de su obra. Aunque son novelas negras, de suspense o de ficción criminal como el mismo gusta de calificarlas, el tratamiento de las frases y la composición y estilo son más adecuados para la narrativa en general.

Bueno, nos contesta, soy incapaz de escribir deprisa. Sé que otros autores de novela negra son rápidos, pero yo no puedo hacerlo así. Necesito mi tiempo para cada frase, cada escena. Muchas veces vuelvo para corregir lo escrito, puedo estar un día entero para componer una línea. Quizás eso se nota.

Le comento que John Banville y su alter ego Benjamin Black tienen estilos contrapuestos en calidad y velocidad de escritura. Sonríe con su rostro curtido y me dice que el es incapaz de escribir de otra forma, su perfeccionismo de aduanero de muchos años se lo impide.

Minier está obteniendo un éxito en literatura con una edad impropia, ahora mismo tiene 53 años, tan chocante que hasta a su esposa le está costando adaptarse a tener un marido viajero que está de gira por Europa promocionando su obra. Nos gustaría saber cuáles son sus inicios en literatura.

Desde muy pequeño he escrito, sobre todo todo poesía y relatos, la escritura siempre me ha acompañado, pero la vida te lleva por un camino y hasta ahora parece que no había sido el de ser autor.

La ambientación, el paisaje de Bajo el hielo contaba como un personaje más, ahora en El circulo, aunque el espacio es más abierto la pequeña ciudad imaginaria de Marzac contiene límites que encierran y someten a presión a los personajes.

Me gusta la idea del crisol, de meter dentro de un crisol a los personajes, cerrarlo y ponerlo al fuego, a ver qué surge, cómo reaccionan a la temperatura, la imposibilidad de salir de allí. Quizás solo así se sabe como somos de verdad, sin presión tenemos unas características pero si el ambiente nos asfixia mostramos otras. Es interesante ver cómo se desenvuelven mis personajes en medio de todo esto.

La escenografía casi cinematográfica que mencionábamos antes se repite al inicio de ambos libros, puede parecer un cebo para el lector que se ve inmerso en un tobogán cerrado buscando una salida pero Minier nos da otra clave de esa forma de escribir.

Esas escenas son las piedras angulares del proyecto. Puedo construir sobre ellas, añadir al lado personajes, escenas, situaciones y conversaciones. Prefiero trabajar mucho con ellas por que sé que lo demás será mucho más facil.

Minier escribe por la mañanas, se levanta temprano cada día que no está de promoción, para dedicarse unas horas a escribir. Después del almuerzo sigue algún tiempo más y antes de media tarde para. En esos espacios ha construido el personaje central de estas dos obras Martin Servaz.
De él sabíamos poco en Bajo el hielo, ahora tiene un desarrollo importante.

Sí, otros autores de novela negra crean temas personales paralelos en sus obras que sirven para explicar las razones del compartamiento de su investigador. Eso es interesante pero yo queria algo más, necesitaba hacer que el pasado de Servaz fuera parte de la investigación, que se implicara emocionalmente consigo mismo. Además su hija es otro personaje de la trama y la relación que mantiene con ella está contenida en la investigación. Creo que así el personaje crece mejor.

Vamos a enfrentar a Servaz primero con uno de sus amigos y después con su enemigo. Como colaborador tenemos a Esperandieu. Le pregunto si Servaz y Esperandieu son dos caras de la misma moneda. Una carcajada ilumina su rostro, “Sí, son dos caras del mismo personajes y la moneda soy yo. Servaz es clásico desconfia de lo nuevo, mientras Esperandieu siempre está a la última en tecnología, música. En realidad esa división está presente en mí, perome aprecia mejor reflejarla con dos personajes.”

Ahora le preguntamos por el enemigo de Servaz, Hirtmann quien se encuentra fugado. “Su figura es casi de un fantasma, el lector nunca sabe si es real o es una obsesión de Servaz, si está relacionado con el asesinato tendíendole una trampa a Servaz o ni siquiera está cerca. He disfrutado colocándole en la sombra dispuesto a aparecer pero…” (Y hasta aquí podemos transcribir)

¿Qué tipo de lector se imagina leyendo El Círculo? Por mi experiencia quienes más leyeron Bajo el hielo fueron mujeres de entre 30 y 50 años, por eso creo que mi público vuelve a estar entre ellas. Queremos saber si eso le condiciona. “No, yo cocino lo que me gusta comer, no pienso en qué le va a gustar a mis lectores, no podría hacerlo así”

La novela negra en este siglo ha supuesto un boom.

Sí, la gente quiere olvidarse de sus problemas y una de las formas de evasión es la novela negra. La intriga, ese juego que mantiene obra y lector, la crítica social, y la lectura rápida que permite es fácil que enganche a los lectores.

Por último nos habla de su nueva novela la cual va por la mitad, y nos anticipa que no tiene título pero que será diferente de las anteriores en su estructura, la escena espantosa desaparece y comienza con la manipulación de un nuevo personaje, aunque Servaz volverá a aparecer.

El lector debe hacer un movimiento hacia el autor, abrirlo, comenzar a leerlo al principio y al final, olerlo y con esto quedará tan atraido hacia El Círculo que se verá obligado a leerlo. Así es como nos lo vende el autor, una obra magnética con una narrativa propia de un nivel superior de narrativa pero con los componentes básicos de la novela negra.

 

 

Escrito por Bernard Minier

Escritor francés, Bernard Minier es conocido por sus cuentos y novelas dedicadas al misterio y la intriga.

Bajo el hielo (2011), fue el primer libro de Minier publicado en castellano y con el que logró el Premio Polar de Mejor Novela Francesa.

 

Ficha técnica

Precio: 21.90 € Páginas: 512

Traducción: Gallart, Dolors
Un vecino llama a la policía para advertir de que hay un joven sentado junto a la piscina de la víctima, que está llena de muñecas flotantes. El joven, Hugo, drogadicto, resulta ser el único hijo de Marianne, el gran amor de Servaz y a la que este no ve desde hace más de veinte años. Hugo parece el único sospechoso del terrible crimen pero una vez que Servaz se pone a investigar, descubre algo mucho peor: Julian Hirtmann, el perverso asesino en serie de Bajo el hielo, podría estar detrás del crimen.

Después del éxito de su primera novela, Bernard Minier, el maestro de las atmósferas oscuras y opresivas, nos entrega una nueva novela impresionante, que renueva las leyes del género.

Empieza a leerlo AQUÍ:

Reseñado por Pepe Rodríguez

QIU XIAOLONG

 


El crimen del lago de Qiu Xiaolong

Posted: 13 May 2013 12:26 PM PDT

El crimen del lago

El crimen del lago, de Qiu Xiaolong (ed. Tusquets, 2013) es el quinto título publicado de la serie de novelas protagonizadas por el inspector jefe Chen Cao, del Departamento de Policía de Shanghai. Este título vuelve a ofrecernos una interesante intriga policial con un atractivo protagonista y un contexto social diferente a lo que encontramos habitualmente en este género.

El inspector Chen vuelve a deleitarnos con sus particulares luchas morales al ser un cuadro emergente dentro del partido y ser consciente de las contradicciones del sistema para el que trabaja. En esta ocasión se enfrentará a un caso que pondrá en evidencia “el frágil equilibrio entre el crecimiento económico y la contaminación medioambiental en la China actual”. El protagonista continúa aplicando sus conocimientos literarios y poéticos en la investigación de los casos, convencido de que “para ser un investigador competente en la sociedad actual, es preciso adquirir tantos conocimientos como sea posible”.

Esta novela comienza con Chen disfrutando de unas inesperadas vacaciones en el complejo privado que el partido tiene en Wuxi, a orillas del lago Tai. El centro, mezcla de complejo vacacional y sanatorio, era conocido por los servicios especiales que ofrecía a los altos cuadros del Partido. Una de las personalidades más influyentes de Pekín renuncia a su plaza y le ofrece a Chen acudir en su lugar. Este se encuentra agotado por todos los casos especiales que ha tenido que investigar y encuentra en esta invitación una oportunidad para descansar y olvidarse de sus responsabilidades y obligaciones.

En Wuxi, conocerá de forma casual a Shanshan, una ingeniera en protección medioambiental que trabaja para la empresa química más grande de la ciudad. De su mano descubrirá que el lago, célebre por sus aguas cristalinas, está contaminado por residuos tóxicos procedentes de las fábricas de la zona. El asesinato del director de la fábrica donde trabaja Shanshan provocará que Chen, a su pesar, se termine involucrando en la investigación.

Las autoridades del partido están muy interesadas en el desarrollo de la investigación y crean una brigada especial, cuyo miembro más joven es el oficial Huang, con el que Chen contactará de forma discreta. Huang le considera una especie de Sherlock Holmes y adoptará el papel de Watson en una investigación que Chen intenta mantener en secreto.

El crimen del lago nos ofrece una trama policial bien trazada por su autor, además de profundizar en la vida de Chen que en esta ocasión se involucrará en el caso de forma muy personal, enfrentándose a una trama de corrupción y presiones política que mostrará cómo la máxima “el desarrollo es la única verdad” sigue siendo actual en una China en la que “el único estándar que se emplea para medir el éxito es el dinero”.

Ficha técnica

Precio: 19€ Páginas: 312
CÓMPRALO EN LETRAS DE PAPEL

Traducido por Victoria Ordóñez Diví

Por una vez, la llamada de un alto cargo que recibe el inspector jefe Chen Cao, del Departamento de Policía de Shanghai, es para darle una buena noticia: le ofrecen unas vacaciones en el complejo privado que el partido tiene en Wuxi, a orillas del lago Tai. Pero a su llegada descubre que el lago, célebre por sus aguas cristalinas, está contaminado por residuos tóxicos procedentes de las fábricas de la zona. El director de una de esas fábricas, un empresario del que Pekín esperaba «grandes cosas», aparece asesinado, y al poco detienen a un activista medioambiental al que acusan del crimen. Chen conoce poco después a Shanshan, una bella joven, ansiosa por demostrar la inocencia del sospechoso. Y se ve obligado a actuar con cautela. Rodeado de corrupción, presiones políticas y rencores largo tiempo ocultos, Chen querrá desentrañar los motivos que se esconden tras el asesinato

 

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez

 

 

 

Escrito por Qiu Xiaolong

Qiu Xiaolong nació en 1953 en Shanghai, ciudad que dejó para trasladarse a Estados Unidos en 1966. En la actualidad vive en St. Louis, Missouri, en cuya universidad imparte clases. Poeta y traductor al inglés de poesía china, es sobre todo conocido por la serie de novelas policiacas protagonizadas por el inspector jefe Chen Cao, en las que transporta a los lectores a la realidad social y cultural de la China moderna en una época de difícil transición. Tusquets Editores ha publicado cuatro títulos de la serie: Muerte de una heroína roja (Anthony Award 2001 a la Mejor Primera Novela), Visado para Shanghai, Seda roja y El caso Mao. En El crimen del lago, la más reciente de la serie, el entrañable Chen Cao, a pesar de trabajar «para el sistema» y «desde dentro del sistema», insistirá en averiguar la verdad, caiga quien caiga, mientras evidencia el frágil equilibrio entre el crecimiento económico y la contaminación medioambiental en la China actual.
.